¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
 
Hemos comprado un vino para la cena, aconsejados por alguien en quien confiamos, o quizá es una apuesta personal… buenas vibraciones… todo correcto.., nos relajamos y esperamos el momento de consumirlo, sabemos que estará excelente…. Pero alguien me asalta con la pregunta ¿ Oye tu sabes que son los sulfitos ? ¿ Para que sirven ? Esta es nuestra oportunidad de responder. Puesto que hay bastante de desinformación sobre este tema.

Los sulfitos se encuentran en muchos alimentos y bebidas. De manera natural.

La adición de sulfitos. Es una práctica se viene realizando desde hace siglos y su finalidad es la conservación del vino, inhibe bacterias y mohos, evita la oxidación del vino, preservando el aroma y frescor.

Según los viticultores, sin este aditivo no se podría garantizar la calidad del vino. En el caso que nos ocupa los sulfitos tienen su razón de ser, la principal razón y a modo de resumen seria que Los sulfitos en el vino evitan la descomposición bacteriana y evitan la oxidación prematura.

Pero podemos ahondar más podemos decir que actúa como Antioxidante, evitaremos la oxidación de los vinos asi como perdidas, alteraciones, ya sea en el aroma como en el color. Como Antioxidásico, estaremos inhibiendo las enzimas que encontramos en las uvas podridas y podrían alterar gravemente el aroma y sabor del vino. Como Antimicrobiano, inhibe las levaduras autóctonas de la viña para evitar fermentaciones espontáneas, también inhibe las bacterias acéticas y lácticas evitando con ello la formación de ácido acético, responsable de que se avinagre el vino.

Desde 1987, casi todo el vino vendido en los Estados Unidos es etiquetado como portador de los sulfitos. Los sulfitos se han utilizado en la vinificación desde hace más de 2000 años.

En Europa desde el 25 de noviembre del 2005, todos los vinos que superen los 10mg/l deben llevar la etiqueta anunciando que contiene sulfitos, para poder ser comercializado en la UE.

El etiquetado es necesario porque un pequeño porcentaje de la población es sensible o alérgico a los sulfitos. También existen grados de sensibilidad a los sulfitos, por lo que cierto grupo puede tomar ciertos estilos o tipos de vino sin problema, mientras que otros tipos de vino pueden hacer aparecer reacciones alérgicas.

Uno de los hechos menos conocidos es que toda la levadura crea pequeñas cantidades de sulfitos como un subproducto de la fermentación. Esto significa que, técnicamente, cualquier tipo de cerveza, el vino y el pan contienen algunos sulfitos. Aunque la mayoría de las cervezas no contienen más de 10 ppm de sulfitos, y por ello no están obligados a etiquetar como conteniendo sulfitos. Algunas cepas de levaduras producen más sulfitos que otras. Pero a veces, un enólogo tiene que añadir los sulfitos para el control de calidad.

Afortunadamente, actualmente con la investigación se ha conseguido reducir considerablemente las cantidades necesarias para la elaboración de vinos, por lo que los vinos de hoy tienen mucho menos que los sulfitos hace décadas.

Los taninos del vino tinto también actúan como un conservante natural para evitar la oxidación, por lo tanto vino tinto no requiere tantos sulfitos añadidos como vino blanco.

Muchos productores de vino orgánicos evitan la adición de sulfitos tanto como sea posible, pero eso da como resultado, un proceso de elaboración es más laborioso y bastante más inversión en tiempo.

Incluso si un enólogo tomar la decisión de no añadir sulfitos al vino, el azufre puede ser añadido a las uvas en los campos.

En general, los vinos orgánicos y biodinámicos tendrán menos sulfitos que los vinos convencionales, pero sin duda no son sulfito-libre. Hay algunos productores de vino que pueden etiquetar sus vinos como sulfito-libre, porque químicamente eliminan los sulfitos del vino. Estos vinos pueden ser difíciles de encontrar, ya que muchos productores creen que esta manipulación química afecta negativamente el sabor y la calidad del vino resultante.

A menos que tengamos realmente una alergia o sensibilidad de azufre, no dejemos que esta advertencia nos perturbe. La mayoría de las personas no experimentan efectos secundarios por las cantidades de sulfitos en el vino, mas bien son más propensos a ser afectados por el alcohol en primer lugar.

 

Social Media

Formas de pago

payment

Newsletter

Recibe las novedades de FansDelVino en tu correo electrónico