¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El tamaño no importa, no te preocupes cariño
Pués bonita, resulta que SÍ…


En el mundo del vino, el tamaño de la botella SÍ importa. Todas la botellas tienen una cámara de aire entre el vino y el tapón. Esta cámara de aire suele ser la misma y en proporción al tamaño de la botella, pero la relación cámara de aire/volumen de vino, a menor volumen de la botella esta relación es mayor y al revés.
El volumen de la botella puede variar, lo estándar seria una botella de 75 cl, pero existen botellas de 3/8 (37.5 cl), magnum (1,5 Lts), doble magnum o jeroboam (3,0 Lts). Esto sin tener en cuenta tamaños como el Baltasar (12 Lts) o el Nabucodonosor (15 Lts)

A mayor relación de la presencia de oxigeno, más rápido evolucionará el vino. Cuando hablamos de evolución, en este caso estamos hablando de oxidación, y su resultado será, en el caso por ejemplo de vinos tintos, perdida de sus características organolépticas (que se pueden percibir por los sentidos) deterioro del color, el vino toma un color pardo, (aumento de colores amarillos y perdida del color rojo), deterioro del aroma, con pérdida del aroma varietal y mayor presencia del etanol libre.

Al decir que una botella de 37,5 cl evolucionará antes, quiere decir que si nos decantamos por este formato, hemos de tener muy en cuenta su añada y su puesta en comercialización, a mayor distancia de la fecha de comercialización y la de su compra, el vino habrá evolucionado más. Una botella magnum, será más adecuada para su guarda en bodega, ya que este conservará más tiempo y evolucionará más lentamente.

El tamaño, importa, Sí, porque el tamaño marca el bouquet

Social Media

Formas de pago

payment

Newsletter

Recibe las novedades de FansDelVino en tu correo electrónico