¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
 
El Tribunal General de la Unión Europea (UE) ha rechazado el recurso presentado por España contra la multa de 54,9 millones de euros que la Comisión Europea (CE) le impuso en 2008 por la plantación ilegal de viñas, sobre todo en Extremadura y Castilla-La Mancha. La multa correspondía al 10% del gasto en el sector vitivinícola relativo a los ejercicios presupuestarios de 2003 y 2004. España pidió al Tribunal General la anulación de la decisión de la CE.

Arranque de una viña ilegal. En una sentencia dictada el 30 de enero, el Tribunal confirmó la validez de los argumentos que llevaron a la Comisión a concluir que España, ya sea la Administración nacional o las autonómicas, no controló de manera adecuada el cultivo de vid no autorizada, durante las campañas 2003 y 2004. Las dos principales autonomías afectadas fueron Castilla-La Mancha y Extremadura, donde se encontraron 9.280 hectáreas de viñas ilegales, según la CE.

La Comisión argumentó en su día que el viñedo ilegal contribuye a aumentar los excedentes y en consecuencia a elevar las ayudas y el gasto que la regulación actual establece en favor de los productores de vino.

La sentencia del Tribunal señala que las autoridades españolas centraron sus inspecciones en las regiones con parcelas cuyos propietarios habían pedido la regularización que se aplicaba antes del 1 de septiembre de 1998. Eso permitió que los dueños de parcelas que no habían reclamado la regularización ni la inscripción en el registro vitícola eludieran sistemáticamente los controles, añade.

La Organización Común de Mercado (OCM) establece que los viñedos ilegales anteriores a 1998 podían ser regularizados mediante medidas como la compra de derechos de plantación; la viña plantada después debe ser arrancada y su producción no puede ir al mercado.

Según la sentencia, los datos aportados por España en la investigación de 2006 no permitían acreditar la existencia, durante los ejercicios 2003 y 2004, de controles sistemáticos sobre el terreno de las plantaciones ilegales, mediante visitas in situ y el uso de la base gráfica de referencia. El Tribunal concluye que, en esas circunstancias, no cabe considerar que la confirmación por parte de la CE de los resultados de la investigación de 2002 adolezca de un error de apreciación.

Finalmente, el Tribunal General desestima también el motivo alegado por España basado en la violación de las normas de procedimiento y en la infracción del principio de proporcionalidad. 

Social Media

Formas de pago

payment

Newsletter

Recibe las novedades de FansDelVino en tu correo electrónico